Así se hizo mi obra Zinnia elegans, La flor del niño interior

proceso de como se pintó mi pintura de Zinnia elegans

Esta obra ya vendida tuvo un trabajo silencioso detrás que hoy comparto ya que muchos ilustradores y pintores comparten también su proceso de trabajo y creo importante aportar todo aquello que pueda ayudar a gente que está empezando. Así todos nos beneficiamos.

Esta pintura está inspirada en una fotografía que hice en el pequeño jardín que tiene mi madre en plena naturaleza y que captó toda mi atención por su singular belleza y la forma de sus pétalos. En el proceso de investigación de esta flor, encontré un significado e historia que me acabó de enamorar aún más  y me inspiró a la hora de pintarla: 

Esta hermosa flor es originaria de México y fue bautizada por el botanista alemán Johann Gottfried Zinn en el año 1759 pues la elegancia de esta flor lo dejó enamorado llamándole con el nombre científico de Zinnia elegans.  El nombre Zinnia viene evidentemente de su último apellido Zinn. También se le llama por otros nombres como rosa mística o flor de papel por esa forma peculiar que poseen sus pétalos. Las zinnias presentan flores de colores muy variados, pueden ser: blanco, crema, verde, amarillo, melocotón, naranja, rojas, bronce, púrpura, lila y carmesí, además pueden presentar rayas, motas o ser bicolores.

Esta flor es capaz de atraer de una manera especial a las mariposas. He de decir que es verdad. Siempre había alguna mariposa revoloteando alrededor o posada sobre ella. 

 Zinnia aporta a nuestras vidas espontaneidad, capacidad para sorprendernos, emocionarnos y disfrutar de las alegrías de la vida sin necesidad por ello de olvidarnos de la responsabilidad que cada uno de nosotros debe llevar a cabo. Recupera nuestro niño interior, aquel que se reía y disfrutaba con todo sin pensar en las responsabilidades de la vida. Ideal para padres, profesores o cuidadores de niños porque les ayuda a potenciar el juego, la comunicación, la espontaneidad y poder disfrutar de la relación que se mantiene con ellos. La Naturaleza puso esta flor a nuestro alcance para que nos ayude a reencontrarnos con nuestro niño interior y recuperemos las ansias de jugar, de divertirnos, de reír, de disfrutar… la simplicidad de vivir la vida cómo si estuviéramos descubriéndolo todo por primera vez.  Además es un símbolo de amor duradero, bondad, pensamiento de amigos ausentes, constancia así como evocadora de buenos recuerdos.  Bonito significado ¿No?
 
  El significado de la flor es diferente dependiendo de su color. Una zinnia de color amarillo es un símbolo de recuerdo cotidiano, la zínia blanca representa la bondad, la zínia escarlata representa constancia, la zinnia magenta que es la que yo capté en una fotografía y posteriormente pinté, es un símbolo de amor duradero y cariño o afecto, mientras que un zinnia mixta de colores diversos significa pensar en un amigo ausente. Todo esto es según el lenguaje de las flores.  
 

Como pequeña anécdota es una de las primeras flores que han florecido en el espacio. La primera flor del espacio fue una Arabidopsis que creció en 1982 a bordo de la Salyut-7. Por desgracia, de esta flor no se tienen fotos. Así que probablemente, en el futuro por esta causa se recuerde a la zinnia como la primera flor espacial cultivada por Scott Kelly en la Estación Espacial Internacional con intención de poder crear en un futuro un jardín espacial.

A la hora de pintarla jugué con distintas técnicas utilizando para el fondo diferentes sprays con tintas acrílicas en capas sucesivas para dar un efecto espontáneo y divertido acorde con el significado de la flor. Para la flor misma empleé acrílico principalmente realzando la flor y dotándola de vida propia poco a poco hasta alcanzar el resultado que veis en la imagen que veis abajo. La verdad es que fue una delicia trabajar en esta obra, además de que tuve la gran suerte de que la adquirió una gran amiga que sé que la disfrutará enormemente en su hogar. No podía estar en mejores manos así que la felicidad es doble.  

 

 

 

2 thoughts on “Así se hizo mi obra Zinnia elegans, La flor del niño interior

Deja un comentario