Día de la ilustración 2018

Esta semana, concretamente este martes, fue el Día de la Ilustración en Galicia, que se celebra todos los años el 30 de enero, coincidiendo con el día del nacimiento de Castelao, polifacético autor gallego que retrató como nunca la realidad gallega de su tiempo. Este año Minia Regos (Pontevedra, 1983) fue la elegida para la ilustradora del cartel, un cartel que me ha encantado lleno de detalles y símbolos llenos de una riqueza visual única. 

Retrato de Camilo Diaz Baliño
Camilo Díaz Baliño con su hijo en 1925

El Día de la Ilustración 2018 está dedicado a Camilo Díaz Baliño (1889-1936), pintor, ilustrador, escenógrafo y pionero gallego del diseño, autor que desconocía y que os invito a descubrir ya que tiene una obra maravillosa. Camilo Buenaventura Díaz Baliño nació en Ferrol el 14 de julio de 1889 y murió fusilado en los comienzos de la guerra civil posiblemente por su nacionalismo declarado. Fue el escenógrafo más importante y uno de los artistas gráficos más destacados de Galicia. En 1918 entró en las “Irmandades da Fala” y diseñó su bandera. Comenzó a participar en publicaciones de carácter nacionalista. Esto le llevó a posiciones más de izquierdas identificándose con el sector más radical del Partido Galleguista y enfrentándose con las antiguas formaciones católicas y tradicionalistas en las que había militado. Posteriormente fue detenido y llevado a prisión donde pasó un amargo tiempo dibujando a sus compañeros de cautiverio. El 14 de agosto de 1936 “lo encuentran asesinado en un foso de la parroquia de Meixide, en Cerceda”. Una pena, parte de su legado, sin embargo, sobrevivió. Hizo, además de variadas ilustraciones, numerosos carteles que sirvieron para pedir el sí para el Estatuto de Autonomía de Galicia y murales hoy ya destrozados. La Biblioteca de Galicia acoge una exposición sobre su obra  y que también se puede consultar en línea en la biblioteca digital Galiciana.  

Torre de Hércules por Camilo Díaz Baliño. 1936

Isaac Díaz Pardo, su hijo,  afirmó que mataron a su padre cuando en solo una semana y un día iba a ser su 16º cumpleaños. Una mañana, contaba Isaac, la chica que iba a llevarle el almuerzo no se lo pudo entregar porque ya no estaba allí. La desaparición de Díaz Baliño desembocó en la muerte de su esposa, la madre de Isaac, dos años después, tras “perder el sentido”. Ni siquiera pudieron investigar por aquella época dónde estaba el cuerpo de su padre.No nos preocupamos de saberlo porque no podíamos. Mi hermana cuidaba a mi madre y yo estaba escondido en A Coruña, en casa de mi tío Indalecio, donde pasé seis meses sin salir porque el doctor Puente Castro temía que mi vida también corriese peligro y les llamó para que viniesen a buscarme. Me fui a Coruña disfrazado. Aunque era verano llevaba un sombrero y un abrigo. Nos fuimos de muy amanecida en un Castromil que se detuvo unas seis o siete veces porque estaban los fusilados allí tirados y los familiares buscaban a sus muertos en las carreteras. Era un espectáculo terrible. Fueron momentos muy difíciles. Además nos dejaron sin nada. Entraron en nuestra casa y destrozaron mucho”, explicó en su momento Isaac en una entrevista al periódico la opinión coruña.

Sin duda fue un calvario y por suerte podemos disfrutar de la obra de este autor y admirar sus ilustraciones llenas de símbolos ancestrales y alusiones a esa Galicia que quería construir. Yo misma siento que le debemos mucho a autores como él cuyo trabajo artístico fue claramente influenciado por el art Noveau y el arte religioso y que hoy podemos contemplar sin miedos ni temores. Quizás hace falta más recordar como eran otras épocas para valorar más la nuestra pues las cosas no se suelen valorar hasta que uno las pierde. 

 Aquí os pongo el vídeo-homenaje a Camilo Díaz Baliño.

2 thoughts on “Día de la ilustración 2018

Deja un comentario